BIOGRAFÍAS HECHAS POR: VALENTE QUINTERO CASTRO, 

TESTIMONIOS de Anastacia Gómez Tapia

*Personajes en orden alfabetico


Anastacia Gómez Tapia

(1924-2010)

 

sdfsdfsd

C

Calixto Quintero Díaz (1905-1987) fue un cristero que se unió a las fuerzas rebeldes en Cocula aproximadamente en el año 1926.

Nació el 20 de octubre de 1905 en la Hacienda San José de Miravalle, a las dos de la tarde. Su padre era Magdaleno Quintero Velásquez y trabajó como jornalero en la mencionada hacienda, y su madre era María Trinidad Díaz García. En 1917, cuando Calixto tenía once años, su madre murió de parálisis. Su padre volvió a casarse en 1921 con la señorita Teresa López Núñez.

Durante la segunda mitad de la década de 1920, Calixto, junto con otros de San Jerónimo como su sobrino Jesús Castro Montaño hijo de su prima hermana Francisca Montaño Quintero y el Sr. Gregorio Tapia López, se unió a los cristeros en Cocula.

Durante el mismo período, Emiliano Quirarte Jiménez estableció su familia en San Jerónimo, donde conoció y se casó con Antonia Quintero Díaz, la hermana de Calixto. Justina Quirarte Ramos, hija de Emiliano y su primera esposa, María Ramos Rosas, después se casó con Calixto en 1925. 

Los hijos de Calixto y Justina fueron:

  1. Félix, murió en emponzoñado en 1927.  
  2. María
  3. Antonia
  4. Agustín
  5. José

Calixto Quintero murió el 3 de marzo de 1987 en el rancho, a la edad de 81 años.

 

Elias Gómez Barbosa (1894-1975) 

 

F

Fabián Castro Villalvaso (1869-1957) fue el guardián de "la puerta del camichín" en 1914, tal puerta se encuentra en la carretera  que conduce a San Martín Hidalgo. También trabajó en la Hacienda San José de Miravalle como jornalero por más de quince años. También fue el patriarca de la familia Castro-Montaño.

Nació el 18 de enero de 1869 en el pueblo de Barranca de Santa Clara, delegación del municipio de Zacoalco de Torres. Sus padres fueron Ignacio Castro Rodríguez y su segunda esposa Sabina Villalvaso Corona. Sus hermanos fueron Braulio, Emigdia, Anastacio, María Inés, y Regino.

Su familia se mudó cuando él era un niño a la Barranca de Oblatos, cerca de Guadalajara. Allí su familia hizo su hogar hasta que una inundación terrible vino, y sus padres tuvieron que recoger las gallinas y el resto de los animales al otro lado del río. Mientras tanto, los padres de Fabián le dijeron que reuniera a sus hermanos a buscar refugio en lo alto de un árbol. Sus padres Ignacio y Sabina murieron ese día cuando el río se desbordó y se los llevó junto con la corriente.

Ahora huérfanos, Fabián y su hermano menor Regino se trasladaron a Guadalajara, y mientras trabajaban para una familia de franceses ricos. 

En algún momento cerca de 1890 a la edad de 21 años, Fabián y su hermano Regino decidieron abandonar la capital para trabajar como jornaleros en las haciendas de la región Valles de Jalisco. Ellos vinieron a trabajar en la hacienda San José de Miravalle, donde Fabián trabajó durante quince años. 

Es allí donde conoció y se casó con Francisca Montaño Quintero el 16 de enero de 1905 en San Martín Hidalgo. Después de su matrimonio vivió en San Jerónimo, donde Francisca dio a luz a Jesús, el primogénito. Otros hijos que tuvieron fueron Marciano, quien nació en 1908 en la hacienda, y José Trinidad, quien nació en 1909 en San Jerónimo. Lamentablemente, Marciano y Trinidad murieron en la infancia. La primera hija de Fabián y Francisca, Nicolasa, nació en 1910 en San Jerónimo y su cuarto hijo nació durante la Revolución Mexicana, y fue Mariano, quien nació en 1913 en la hacienda. El resto de sus hijos nacieron en San Jerónimo, y fueron José Felipe (nacido en 1916), María Rosa (nacida en 1919), Flabio (nacido en 19__) y Angel (nacido en 1926).

Era un hombre muy trabajador, él y sus hijos eran conocidos por su trabajo y su unidad. También fue un gran suegro y abuelo. Sus nietos relatan con cariño cuando el les daba tortillas con chile sin que lo supiera Francisca, la cual se enojaba con Fabián y le decía "tragón" pensando que era el quien se las comía. 

Fabián murió el 15 de julio de 1957, de causas naturales a la edad de 88 años. Dejó viuda a su esposa Francisca Montaño Quintero quien murió en 1960.

 

Feliciano Gómez Ramos (1868-?) fue agente municipal de San Jerónimo, aproximadamente durante la década de 1930. 

Nació el 8 de junio de 1868 en San Jerónimo, sus padres eran Severiano Gómez Monay e Inocencia Ramos López. 

Se casó con María Melquiades Barbosa Medina el 2 de marzo de 1889 en San Martín Hidalgo. Sus hijos fueron Lucas (nacido en 1899), Eleuterio (nacido en 18__), Elías (nacido en 1894), Feliciana (nacida en 18__), Santiago (nacido en 1903), y Antonia (nacida en 1908).

Durante sus años como vigilante de la justicia, un grupo de bandidos que eran de la Mesa de Ramos pasaban por San Jerónimo en varias ocasiones. Por la paz del rancho, Feliciano les aconsejó que no pasaran a través de San Jerónimo, en donde ellos habían hecho tanto daño. 

 
G

Gregorio Tapia López (1860-1944?) fue uno de los patriarcas primordiales de la familia Tapia de San Jerónimo, y más tarde, un cristero.

José Gregorio nació el 16 de noviembre de 1860 en el rancho, hijo legítimo de Marcos Tapia y María López. 

Su padre, quien nació en El Salitre, era el hijo de José Gerardo Tapia, un mulato que fue el primer Tapia en establecerse en San Jerónimo, alrededor de 1836. Sin embargo, la madre de Gregorio era una descendiente de José López, español residente de San Jerónimo desde finales de 1700.

El se enamoró de la señorita Timotea Barbosa Curiel durante su adolescencia cerca de 1879. Pablo Barbosa, el padre de Timotea no estaba de acuerdo con este noviazgo, y amenazó con no darle la parte de la herencia que le pertenecía a Timotea si ella se casaba con Gregorio. Poco después de esto, la madre de Timotea quien fue Petra Curiel murió en el mismo año, y Gregorio y Timotea se casaron al año siguiente el 6 de mayo de 1880. Sus hijos fueron Eduardo, Juliana, Candelaria, María Cruz, José Manuel, Zeferina, Ildefonsa, y Diodoro "Heliodoro". 

Gregorio también tuvo una hija fuera del matrimonio con la señora Piedad Cruz Solórzano de Juanacatlán, municipio de Tenamaxtlán. El nombre de la niña fue María Elvira, y nació el 24 de noviembre de 1888 en Juanacatlán.

En la década de 1920, se unió a las fuerzas cristeras en Cocula. Según los relatos, era de piel muy oscura y tenía fama de enamorado. Él murió en cerca de 1944 en San Jerónimo.

 Gregorio Tapia López

(1860-1944)

ISIDORO MEZA SOLÓRZANO (1850-?) fue el primer Meza en establecerse en San Jerónimo alrededor de los 1880s, junto con su esposa Juana Frías Herrera. 

Isidoro nació el 3 de abril de 1850 de Barranca de Santa Clara, y sus padres fueron Norberto Díaz Meza y Camila Solórzano Coronel. 

Sus hijos fueron Teódulo, Jesús y Valentina.

 

 J

JESÚS CASTRO MONTAÑO (1905-1976) fue un cristero que participaron en la batalla que tuvo lugar en Cocula, cerca del año 1926.

Nacimiento

Nació el 14 de octubre de 1905 en San Jerónimo, a la unión legítima entre el Sr. Fabián Castro Villalvaso y la Sra. Francisca Montaño Quintero, siendo su primer hijo. Jesús pasó su infancia en el rancho y en la hacienda.

Cristiada en Cocula

A los 21 años, Jesús se unió a las fuerzas cristeras que lucharon en Cocula por varios días contra el gobierno anti-religioso que se estableció en la época. Él y unos amigos se escondieron en el campanario de la capilla de La Purísima, en el centro de la ciudad de Cocula. Él y unos amigos se escondieron en el campanario de la capilla de La Purísima, en el centro de la ciudad de Cocula. El sacerdote se vio obligado por los cristeros a no abrir la puerta a las fuerzas enemigas. Las balas sonaron a lo largo de la fachada de la capilla, pero Jesús y sus amigos no se dieron por vencidos. Como el federales no los podían bajar, ellos mismo les ofrecieron una compensación monetaria a los cristeros, con la condición de que bajaran de la capilla. Algunos de ellos fueron, pero en realidad era una trampa, y que fueron ejecutados. Al caer la noche, Jesús y los otros salieron de la ciudad a través del borde, y llegaron al rancho.

Matrimonio e Hijos 

Se casó con Antonia Gómez Barbosa, con quien tuvo tres hijos: Heliodoro, Ana y Manuel. Jesús enviudó en 10 de Marzo de 1955, después de la muerte de su esposa. Jesús también era el padre de dos hijas fuera del matrimonio, Amparo y Mercedes, con quien tuvo con Catalina Navarro Ramos. 

 

Pablo Barbosa Mendoza (1815-?) fue un labrador, ganadero, y benefactor mexicano conocido por su generosidad con los menos afortunados que vivían en San Jerónimo durante mediados de del siglo XIX, dándoles ropa y alimentos en tiempos de necesidad. Por esa razón, también se le ha referido como "el Benemérito de San Jerónimo", por su generosidad y deseo de ayudar.

Nació el 15 de enero de 1815 en el rancho de El Zapote, hoy conocido como Jesús María, a unos kilometros al sur de Santa Cruz de las Flores. En esa época México era el Virreinato de la Nueva España. Sus padres fueron Ramón Barbosa, criollo originario de Cocula, y Marcelina Mendoza, criolla originaria de San Jacinto. 

Cuando Pablo tenía tres años, su padre Ramón murió y su madre Marcelina se volvió a casar en 1822 en Cocula con el señor Manuel Montaño con quien procreó dos hijas. Se trasladaron después al rancho San José (que hoy es la Hacienda San José de Miravalle), donde Pablo se crió. A sus once años, su madre, Marcelina murió a causa de una fiebre y entonces se quedo completamente huérfano, pero se cree que Manuel su padre adoptivo lo crió en San José donde se familiarizó con San Jerónimo. 

Es en San Jerónimo donde se supone que conoció a su futura esposa la doncella española-mestiza Petra Curiel originaria de la Mesa de Ramos. Se casaron el 20 de mayo de 1841 en Ameca, Jalisco. Pablo tenía veintiséis años de edad y Petra tenía quince años.

Durante los tiempos difíciles de la intervención francesa y el porfiriato, Pablo vio a la gente que no muchos recursos y por lo que viajaba con cinco carretas bueyes hasta Guadalajara para comprar manta para ropa. Pablo pasaba ocho días de viaje.

Algunos de sus hijos fueron Hermenegildo, Julián, Nepomucena, Timotea, Epigmenio, Ponciano, Cesario, y Esteban.

Curiel Ramos, María Petra (1826-1879) era la legítima esposa de don Pablo Barbosa desde 1841 hasta 1879, el año de su muerte. Conocida por su cariño y bondad, ella contribuyó al bienestar de los habitantes de San Jerónimo durante la época del porfiriato.

Doña Petra nació el 27 de marzo de 1826 en la Mesa de Ramos (entonces conocida como "La Mesa"). Fue hija del señor don Manuel Curiel Zárate, un mestizo, y de su segunda esposa doña Juana María de Jesús Ramos Ahumada (1795-1849), una criolla. A los quince años se casó con Pablo Barbosa (de 26 años) el 20 de mayo de 1841 en Ameca, entonces vivían ambos en San Jerónimo y poco después se trasladaron a la Mesa de Ramos. Sus hijos fueron Ponciana, Hermenegildo, Joaquina, Julián, Práxedis, Nepomucena, Timotea, Epigmenio, Ponciano, Cesario, y Esteban. Después de casi treinta años de vivir en la Mesa de Ramos, los Barbosa Curiel regresan a San Jerónimo durante algún momento alrededor de los 1870s. Allí, en San Jerónimo, la familia se enriqueció y aún así seguían siendo humilde y caritativos regalando mucho queso y leche que ellos fabricaban a la gente pobre. Una de las hijas de doña Petra, Timotea, se enamoró de un mulato llamado Gregorio Tapia. Una vez que Pablo supo de esta relación, amenazó con desheredar a Timotea de su herencia. Más tarde, Petra cayó enferma y se agravó con fiebre (aunque algunas fuentes dicen que sufría de edema). Murió el 10 de septiembre de 1879 en San Jerónimo. Fue enterrada al día siguiente en el cementerio parroquial de San Martín Hidalgo.








Durante la época del porfiriato, Petra hacía mucho queso blanco en grandes cantidades como una generosa donación a la gente pobre de San Jerónimo. Con la ayuda de su hija Timotea, ella hacía los cotones (camisas) y los calzones (pantalones) de la gente pobre con la manta que Pablo traía de Guadalajara


Una de sus bisnietas llevaba su nombre, ella era Petra Gómez Tapia (nacida en 1919), hija de Elías Gómez Barbosa y de la Sra. Zeferina Tapia Barbosa, hija de doña Timotea.

  

Timotea Barbosa Curiel (1860-?) fue una figura principal en los momentos difíciles del porfiriato y es destacada por sus donaciones a los pobres de San Jerónimo, en esa época. Timotea era la legítima esposa de Gregorio Tapia López.

Timotea nació el 22 de agosto de 1860 en la Mesa de Ramos, siendo hija de don Pablo Barbosa Mendoza y doña Petra Curiel Ramos. 

Ella tenía tres cuartas partes de ascendencia española, y un cuarto de ascendencia mestiza a través de su línea materna. Precisamente su abuelo materno Manuel Curiel.

Sus padres eran personas trabajadoras, y que también donaban su tiempo, queso blanco, manta, y ganado a la gente pobre de San Jerónimo. Debido a este tratamiento generoso de parte de los pobres, ellos fueron unos de los más respetados ciudadanos de San Jerónimo. 

Timotea ayudaba a sus padres también, pero se casó con Gregorio Tapia el 6 de Mayo del 1880. Por esta razón, Pablo privó Timotea de su parte de la herencia. Pablo creía que Gregorio haría mal uso y gastar el dinero dado a Timotea. Tuvieron siete hijos, tres de los cuales murieron en la infancia. El primogénito fue José Eduardo quien murió, la segunda fue María Juliana quien también murió, la tercera fue María Candelaria quien se casó con Pomposo Ramos Díaz, la cuarta era María Cruz la última que murió, el quinto fue José Manuel quien se casó con Francisca Cobián Orizaga y murió joven, la sexta fue Zeferina quien se casó con Elias Gómez Barbosa, y el séptimo fue Heliodoro, quien se casó con Juana Amezquita González.

El mayor de sus hijos, Manuel, estaba enfermo cuando su pie se perforo con una rama de un árbol. A fin de tener una distancia más cercana de Ameca, donde su doctor se encontraba, Gregorio, Timotea y su hijo Manuel se trasladaron a la población de La Huerta de San Javier, donde vivieron durante un corto período de tiempo, en el municipio de Ameca. Nepomucena, la hermana de Timotea vivía allí. Sin embargo Manuel murió de tétano, debido a una acción negligente propia.

Muerte

Timotea murió cerca de 1930 a causa de una neumonía que contrajo por moler ajeno para ganarse la vida.

Legado

Entre sus muchos méritos, también se dice que participó en una gala de las Paseadoras donde fue descrita por todos como una "reina", debido a su imensa belleza. Durante esa fiesta, Timotea fue apodada constantemente como "Doña Timo", en respetuoso honor a su belleza.

 Timotea Barbosa Curiel

(1860-1930)

VALENTE QUINTERO CASTRO © 2012 SAN JERÓNIMO (LOS BARBOSA), SITIO OFICIAL.

Make a Free Website with Yola.